viernes, mayo 25, 2007

Suicidio argumental

En el programa la entrevista de RCTV (de ayer 24-05-07), el invitado (creo que Tarre Briceño) comentaba algunos aspectos legales (creo) referentes al fin de la concesión de la televisora. En un momento dado dijo algo así como que "la propiedad del espacio radioeléctrico está justificada, entre otras cosas, para garantizar que una señal de transmisión no interfiera con otra... pero que de allí a cerrar una televisora", etc., etc., etc.

Realmente alucinante. Alucinante que alguien pueda decir dos barbaridades tan grandes en tan pocas palabras y alucinante que pase por experto. La primera barbaridad es afirmar que solo el Estado puede garantizar que dos ondas de transmisión no se interfieran entre sí. Décadas de adoctrinamiento socialista y positivismo jurídico han grabado a fuego en nuestras mentes falacias de ese tipo, resultando realmente difícil pensar "fuera" de ese marco.

Sin embargo para beneficio de la verdad, la historia puede ayudarnos a salir de la caja. Por ejemplo antes de que los Estados se adjudicaran la propiedad del espacio radioeléctrico así, a lo mero macho porque sí, aquél era adjudicado por el principio de apropiación original, es decir, quien transmitía primero por determinada frecuencia, se la quedaba. Ahora bien, ¿qué pasaba cuando una fecuencia interfería con otra o alguien más trataba de transmitir por la misma frecuencia? Pues lo más lógico del mundo: acudir a tribunales[1]. Éstos determinaban quién había transmitido primero por tal frecuencia y asunto arreglado, el "invasor" tenía que buscar otra frecuencia inutilizada o comprar una en venta. Como puede verse no es necesaria ninguna propiedad estatal del espectro para mantener el orden.

La segunda barbaridad está implícita, pero es aún peor. Si para impedir la "invasión" de una frecuencia por otra es necesario que el Estado sea el dueño de las radiofrecuencias, para impedir la "invasión" de un lote de terreno, ¿el Estado debe ser dueño de todas las tierras de una nación?

Como pueden darse cuenta, el otorgar la propiedad de un bien al Estado con razonamientos falaces termina en cosas peores, pero "lógicas" según esos razonamientos.

____________________________
[1]“Quien primero utilice un determinado espacio radioeléctrico, a partir del principio lockeano del homesteading, es su legítimo propietario. Estos fueron los criterios utilizados por los tribunales estadounidenses (véase la famosa sentencia Tribune Co. v. Oak Leaves Broadcasting Station) para delimitar los derechos de propiedad en el espacio radioeléctrico hasta 1927, año en el que la Federal Radio Act nazionalizó todo el espacio radioeléctrico de EEUU y creó el Federal Communications Commission”.

Technorati Tags: , .
Blogalaxia Tags: , .

2 comentarios:

olmedo dijo...

la gran mayoría de los latinoamericanos que critican el cierre de RCTV como un problema de "libertad de expresión" cuando aquí no se a conculcado ninguna "libertad de expresión" solo se han expropiado los medios para ejercerla.

eso nos pasa por aceptar el control estatal de las frecuencias como dogma de fe (lee vivanko de human rights watch").

los derechos humanos solo pueden tener un valor practico si es que se respeta la propiedad privada y nada mas.

leer este articulo de Rothbard al respecto:


http://www.mises.org/story/2569


olmedo


olmedomiro@yahoo.com

Elier dijo...

Todo los dias se aprende algo Klaus. Muchas gracias por tu aporte