lunes, enero 28, 2008

Los diez mandamientos de la izquierda

La semana pasada encontré un simpático post en el blog Una Periodista citando un escrito del teólogo brasileño Frei Betto. Dejé allí un comentario (los comentarios deben esperar moderación) pero viendo la tardanza (de Blogger me puedo esperar cualquier cosa, hasta puede que el sistema no lo haya posteado) aprovecho para ponerlo aquí y así aprovechar para hacer un post.

Lo dejo tan desenfadado como salió en ese momento. En negro y cursiva va el texto de Frei Betto y en azul e intercalado mis comentarios:

Diez Consejos para los Militantes de Izquierda en este 2008

1. MANTENGA VIVA LA INDIGNACIÓN
Verifique periódicamente si usted es realmente de izquierda. Adopte el criterio de Norberto Bobbio: la derecha considera la desigualdad social tan natural como la diferencia entre el día y la noche. La izquierda lo enfrenta como una aberración que debe ser erradicada.
Cuidado: usted puede estar contaminado por el virus social-demócrata, cuyos principales síntomas son usar métodos de derecha para obtener conquistas de izquierda y, en caso de conflicto, desagradar a los pequeños para no quedar mal con los grandes.


Tarea urgente para el 2008: definir desigualdad social. ¿Acaso un joven recién graduado no es "pobre"?

La desigualdad social no es el problema, el problema es la perpetuación de esa desigualdad causada por la falta de oportunidades consecuencia de políticas erradas impuestas por, no puede de ser de otra manera, el Poder (aunque el objetivo del Poder sea lo contrario, pero si se parte de una análisis equivocado, las consecuencias son desastrosas, no importa cuánta buena voluntad o solidaridad haya en quien imponga las medidas equivocadas).


2. LA CABEZA PIENSA DONDE LOS PIES PISAN
No se puede ser de izquierda sin "ensuciar" los zapatos allá donde el pueblo vive, lucha, sufre. Alégrate y comparte sus creencias y victorias. Teoría sin práctica es hacer el juego a la derecha.


Magnífico, ahora bien, ese contacto después de tener conceptos erróneos sobre cómo solucionar los problemas, ¿debe servir para cambiar de conceptos o para negar la realidad (el contacto) si no se ajusta a esos conceptos erróneos? (ver punto 1).

3. NO SE AVERGÜENCE DE CREER EN EL SOCIALISMO.
El escándalo de la Inquisición no hizo que los cristianos abandonaran los valores y las propuestas del Evangelio. Del mismo modo, el fracaso del socialismo en el este europeo no debe inducirlo a descartar el socialismo del horizonte de la historia humana.
El capitalismo, vigente hace 200 años, fracasó para la mayoría de la población mundial. Hoy, somos 6 billones(*) de habitantes. Según el Banco Mundial, 2,8 billones sobreviven con menos de US $ 2 por día. Y 1,2 billones, con menos de US $ 1 por día. La globalización de la miseria no es mayor gracias al socialismo chino que, a pesar de sus errores, asegura alimentación, salud y educación a 1,2 billones de personas.


"No considere a los colectivistas como 'idealistas sinceros pero engañados'. La propuesta de esclavizar a algunos hombres por el bien de otros no es un ideal; la brutalidad no es 'idealista', no importa cual sea su propósito. Nunca diga que el deseo de 'hacer bien' por la fuerza es un buen motivo. Ni la impetuosidad ni la estupidez son buenos motivos".
Ayn Rand

Avergüéncese si cree que el fracaso del socialismo se debe a "desviaciones" o malinterpretaciones del socialismo. En los años veinte del siglo XX ya se había demostrado teóricamente que el socialismo era inviable; la caída de la Unión Soviética y sus satélites fue solo la demostración práctica. Y cualquier índice demuestra que donde hay mayor libertad (es decir menos socialismo) es donde hay mayor bienestar para todos (comparar Botsuana y Zimbabue).

Y el Frei Betto tiene unos cojones inmensos al atribuir al socialismo chino los avances debidos al "capitalismo salvaje" permitido en algunas zonas del territorio chino. Nada nuevo, cuando a Lenin se le venía abajo su Revolución rusa, permitió la NEP (economía privada) para sacarse las patas del barro y Cuba aumenta el precio de la leche a puerta de corral para "estimular" a los productores cubanos. Qué feo el capitalismo que tiene que salvar al socialismo a cada rato, ¿no?


4. SEA CRÍTICO SIN PERDER LA AUTOCRÍTICA.
Muchos militantes de izquierda cambian de lado cuando comienzan a buscar piojo en cabeza de alfiler. Apartados del poder, se tornan amargos y acusan a sus compañeros(as) de errores y vacilaciones. Como dice Jesús, vemos el polvo en el ojo del otro, pero no la viga en el propio ojo. Tampoco se enganchan para mejorar las cosas. Quedan como simples espectadores y jueces y, algunos, son captados por el sistema.
La autocrítica no es sólo admitir los propios errores. Es admitir ser criticado por los(as) compañeros(as).


Desde que el socialismo exige una concentración total del poder, para obtenerlo se necesita tanto esfuerzo que nadie va a perderlo por permitir unas "críticas sinceras". Ningún socialista en el poder va a dejar que alguien le diga que su "planificación" socialista de la economía está equivocada, para eso el socialismo es superior al capitalismo: tiene la verdad absoluta sobre todo, y quien no esté de acuerdo es un oligarca que "puede irse a Miami".

5. SEPA LA DIFERENCIA ENTRE MILITANTE Y "MILITONTO".
"Militonto" es aquel que se jacta de estar en todo, participar en todos los eventos y movimientos, actuar en todos los frentes. Su lenguaje está lleno de explicaciones y los efectos de sus acciones son superficiales.
El militante profundiza sus vínculos con el pueblo, estudia, reflexiona, medita; valora de forma determinada su área de actuación y actividades, valoriza los vínculos orgánicos y los proyectos comunitarios.


Paso.

6. SEA RIGUROSO EN LA ÉTICA DE LA MILITANCIA.
La izquierda actúa por principios. La derecha, por intereses. Un militante de izquierda puede perder todo, la libertad, el empleo, la vida. Menos la moral. Al desmoralizarse, desmoraliza la causa que defiende y representa. Le presta un inestimable servicio a la derecha.
Hay arribistas disfrazados de militante de izquierda. Es el sujeto que se engancha apuntando, en primer lugar, a su ascenso al poder. En nombre de una causa colectiva, busca primero sus intereses personales.
El verdadero militante - como Jesús, Gandhi, Che Guevara - es un servidor, dispuesto a dar la propia vida para que otros tengan vida. No se siente humillado por no estar en el poder, u orgulloso al estar. Él no se confunde con la función que ocupa.


Muy bonita la descripción de esa ética, pero no es exclusiva de la izquierda. Es enervante adjudicar cualquier valor considerado bueno o positivo a la izquierda, por ese camino podemos terminar diciendo que un bonito día de sol es "socialista". Por favor.

7. ALIMÉNTESE EN LA TRADICIÓN DE LA IZQUIERDA.
Es preciso la oración para cultivar la fe, el cariño para nutrir el amor de la pareja, "volver a las fuentes" para mantener encendida la mística de la militancia. Conozca la historia de la izquierda, lea (auto)biografías, como el "Diario del Che en Bolivia", y romances como "La Madre", de Gorki, o "Las
uvas de la Ira", de Steinbeck.


¡Juas!, llegamos a las hagiografías (vidas de santos), el climax de la izquierda: convertirse en religión atea. Por supuesto ciertas biografías deben leerse bien expurgadas, no vayan los fieles (militantes) a enterarse de cuánto "amor" albergaban en sus pechos estos seudosantos de la izquierda.

8. PREFIERA EL RIESGO DE ERRAR CON LOS POBRES A TENER LA PRETENSIÓN DE ACERTAR SIN ELLOS.
Convivir con los pobres no es fácil. Primero, hay la tendencia de idealizarlos. Después, se descubre que entre ellos existen los mismos vicios encontrados en las demás clases sociales. Ellos no son mejores ni peores que los demás seres humanos. La diferencia es que son pobres, o sea, personas
privadas injusta e involuntariamente de los bienes esenciales de la vida digna. Por eso, estamos al lado de ellos. Por una cuestión de justicia.
Un militante de izquierda jamás negocia los derechos de los pobres y sabe aprender con ellos.


"Primero, hay la tendencia de idealizarlos. Después, se descubre que entre ellos existen los mismos vicios encontrados en las demás clases sociales".

9. DEFIENDA SIEMPRE AL OPRIMIDO, AUNQUE APARENTEMENTE ELLOS NO TENGAN RAZÓN.
Son tantos los sufrimientos de los pobres del mundo que no se puede esperar de ellos actitudes que tampoco aparecen en la vida de aquellos que tuvieron una educación refinada.
En todos los sectores de la sociedad hay corruptos y bandidos. La diferencia es que, en la élite, la corrupción se hace con la protección de la ley y los bandidos son defendidos por mecanismos económicos sofisticados, que permiten que un especulador lleve una nación entera a la penuria.
La vida es el don mayor de Dios. La existencia de la pobreza clama a los cielos. No espere jamás ser comprendido por quien favorece la opresión de los pobres.


Después de un punto tan acertado como el anterior, aquí retrocedemos. Ciertamente los izquierdistas con una educación refinada andan por el mundo difundiendo el error, e ignorando que los pobres tienen que sobrevivir con la realidad que el socialismo les impone. Si los corruptos de la élite, socialistas o no, son protegidos por la ley, no puede acabarse con la corrupción haciendo más leyes obstruccionistas, que son las favoritas del socialismo, que solo causarán más corrupción.

Ciertamente la pobreza clama al cielo, pero no puede acabarse con la opresión de los pobres favoreciendo políticas erradas que los condenarán a ser siempre pobres.


10. HAGA DE LA ORACIÓN UN ANTÍDOTO CONTRA LA ALIENACIÓN.
Orar es dejarse cuestionar por el Espíritu de Dios. Muchas veces dejamos de rezar para no oír el llamado divino que nos exige nuestra conversión, esto es, el cambio del rumbo en la vida. Hablamos como militantes y vivimos como burgueses, acomodados en una cómoda posición de jueces de quien lucha.
Orar es permitir que Dios subvierta nuestra existencia, enseñándonos a amar así como Jesús amaba, libremente.

Autor: Frei Betto / Teólogo brasilero


"Hablamos como militantes y vivimos como burgueses".

Sin comentarios.



Technorati Tags:
, , .
Blogalaxia Tags:


.
Venezuela Blogalaxia Tags:


.

6 comentarios:

cruzado dijo...

Pase por el blog de la supuesta periodista y como es de esperarse, no ha publicado este gran analisis relizado....de paso se lo he sacado en cara

luis dijo...

te felicito, estuvistes acetadicimo.
Y ahay todavia un problema mas ¿quien es pobre? un yanomami, o un Lapon ¿son pobres?

wg dijo...

Muy buenos tus comentarios. Envíaselos al cura ese (con copia para Leonardo Boff, Porfirio Miranda, Gustavo Gutiérrez, etcétera)

Klaus Meyer dijo...

Cruzado: La dueña del blog puede estar de vacaciones y no haber tenido tiempo de revisar su correo, o, como digo en el post, Blogger "perdió" mi comentario. En todo caso la escusa me permitió tenr un post listo para hoy.

Luis: La izquierda tiene un grave problema metodológico, pero peor aún conceptual.

Wg: ¿quién puede discutir con un cura que también es marxista? Tien toda la Verdad divina y toda la "verdad" histórica de su parte ;-)

cielo dijo...

No se trata de defender al capitalismo o al socialismo. Superar al capitalismo es cuestión de vida o muerte. El capitalismo es un sistema de producción y consumo altamente antiecologico. No respeta los ciclos ecologicos ni le importa la exclusión de millones de seres humanos del camino del desarrollo con sus transnacionales y organismos internacionales (FMI, BID), cual jinetes del apocalipsis solo dejan muerte y miseria a los pueblos de donde extraen recursos: petróleo, minerales, madera, agua, fuerza laboral. No podemos seguir reproduciendo un sistema que dista mucho de ser humano, cristiano ni democrático. El capitalismo solo le sirve a una minoría y deja en el abandono a la mayoría que también tiene el mismo derecho a vivir dignamente. La historia demuestra que el capitalismo tuvo que hacer la revolución industrial para superar el feudalismo y ahora los trabajadores tenemos que hacer la revolución socialista para superar el capitalismo. El socialismo es una necesidad del desarrollo histórico de los pueblos.

cielo dijo...

Espero que tengas un criterio amplio y aceptes posiciones basadas en estudios científicos y publiques mi comentario para contribuir al debate. Gracias