jueves, abril 20, 2006

¡Aquí viene nuestra Cinecittá!

Villa del CineLa Villa del Cine es uno de los proyectos estratégicos de mayor importancia que realiza actualmente el Ministerio de la Cultura. Con él se busca estimular, desarrollar y consolidar la industria cinematográfica nacional, a fin de favorecer el acercamiento del pueblo venezolano a sus valores e idiosincrasia.

Ministerio de la Cultura



Gracias a uno de esos saltos de enlace en enlace que habrían extasiado a Bustrófedon, a través de Real y Medio, me entero del último proyecto faraónico de la egomanía, "Villa del Cine".

No puedo dejar de recordar a Néstor Almendros (aunque no se por qué). En todo caso es una ocasión al pelo para ver la inutilidad de la "estimulación" del arte desde el poder.

Primero porque ya es de cajón que el proyecto se convertirá en un (otro) instrumento de propaganda, por lo cual quienes quieran recibir ese "estímulo" de la Villa del Cine ya saben por dónde deben ir sus proyectos. Segundo, está la demostración de que tales "estímulos" son innesesarios: "Azotes de Barrio en Petare".

Azotes de Barrio en PetarePara los pocos que desconozcan este filme "independiente" pueden ver más información aquí: [1], [2]. Esta película fue realizada con mínimo apoyo y aún menor presupuesto (rídiculamente bajo) y ha tenido un éxito tal que, de haber llegado a taquilla, batiría records. Y no solo no recibió "estímulo" de ningún ente burocrático, sino que sus realizadores están siendo investigados por ese poder tan preocupado por el cine nacional (para remate, los medios "alternativos" que, supone uno, deberían estar delirando ante esta muestra de cine "espontáneo" y popular, solo se han limitado a reseñar las noticias de la persecusión legal contra los creadores --[1], [2]-- demostrando así también la inutilidad de estos medios "alternativos" dependientes del poder).

2 comentarios:

Reindertot dijo...

Vamos, Klaus, estas descubriendo el agua tibia. Cualquier productora tambien es, en la mayoria de veces, un promotor de propaganda ideológica. Pero, por ejemplo, la industria cinematografica estadounidense es la segunda entrada económica mas importante de ese país (el primero es la venta de armas), le da empleo a millones de personas, y le da oportunidad a cientos de artistas (buenos, malos, talentosos, no, hay de todo y ese juicio es enormemente subjetivo) la oportunidad de desarrollar algunas de sus ideas.

Pero el contexto aqui es otro. Aqui no hay apoyo del capital privado. El estado tiene que fomentar la produccion. La Villa del Cine sólo ofrece (por una inversión NADA faraonica, en realidad, aunque DEBERIA serlo) una manera de hacer cine. Hay mucha gente valiosa que tiene historias que contar y que tiene todo el derecho de hacerlo, aunque su ideologia tenga simpatias con el gobierno (dando por sentado ligeramente, para no caer en un debate entre un cinico y un cinico idealista, que los proyectos pasaran por un filtro sangriento y dictatorial, aun cuando muchos de esos proyectos pueden no estar dirigidos a inclinarse concretamente por "alguno de los dos lados", sino sencillamente contar una historia). No hay ningun fin de las ideologias. Al contrario. Ve tu a pedirle a la Polar que te financie un film con tendencia izquierdosa.

La Villa del Cine es un acierto y, aunque no lo creas, tambien busca su efecto contrario: Producciones que se contrapongan a esta manera de hacer cine.

Tremendo acierto. Ojalá no se quede "en primera fase".

Klaus Meyer dijo...

Primero, Reinderdot, no estoy pretendiendo descubrir el agua tibia. Todo el mundo sabe que Hollywood, mayormente, es una industria propagandistica de la izquierda, financiada por capitalistas, no se si la Polar, pero financiada por capitalistas neoliberales comeniños.

Segundo, precisamente la cuestion es que el apoyo es gubernamental, usar el dinero de todos los venezolanos para financiar proyectos que no todos los venezolanos comparten, lo cual se ve cuando peliculas milmillonarias financiadas por el Estado no recuperan ni una fraccion en taquilla. ¿"Hay mucha gente valiosa que tiene historias que contar"? Pues mira, maravilloso, que las cuenten, que convenzan a sus amigos familiares, vecinos y conciudadanos que inviertan en su pelicula o proyecto.

Tercero, queda demostrado que el apoyo estatal no es necesario para la creacion de peliculas; por otro lado el capital privado esta disponible si condsidera que el proyecto es bueno.